jueves, 16 de noviembre de 2017

Entrevista a Osvaldo Fernández

Compartimos con nuestros lectores, la entrevista realizada a Osvaldo Fernández Díaz por Claudio Berríos y Sebastián Farfán, publicada en abril de 2017 en "Saberes Sujetos" revista de educación y cultura.

RECEPCIÓN DE ANTONIO GRAMSCI EN CHILE

Osvaldo Fernández Díaz, Doctor en filosofía, profesor de Filosofía de la Universidad de Valparaíso, y director del Centro de Estudios del Pensamiento Iberoamericano (CEPIB), nos habló acerca de la recepción que tuvo en Chile el pensamiento del italiano Antonio Gramsci. Fernández fue uno de los primeros jóvenes de izquierda en leer en nuestro país parte de los famosos Cuadernos de la cárcel del pensador cerdeño.  No solo eso, también le correspondió la primera publicación de un libro en Chile sobre Gramsci, titulado Maquiavelo y Lenin, editado en 1971 por la editorial Nascimento.

¿Cuáles fueron sus primeros acercamientos a los textos de Antonio Gramsci?

Mira, esa es una historia que más o menos la he contado varias veces, y tiene que ver con la edición argentina de la obra de Gramsci. Gramsci muere en el año 1937; la cuñada de este, Tatiana Schucht, se lleva los materiales a Moscú. Al principio, quien se le sugirió llevárselos a Moscú fue Piero Sraffa, un amigo que ayudó a Gramsci en la cárcel proveyéndolo de libros y teniendo contacto con él y con Tatiana. En Moscú se los entregan a Togliatti y él trata de editarlos, pero eran los años cuarenta, la Segunda Guerra Mundial. Unos dicen que lo hizo de mala leche; otros dan esta razón que parece ser la más plausible, porque de hecho se editaron.

Lo que se hizo fue que se editaron libros de Gramsci, se agruparon las notas temáticamente y se editaron como 10 volúmenes más o menos de la obra de Gramsci. Ahora eso no es absolutamente disparatado, porque Gramsci tiene dos tipos de cuadernos: unos cuadernos que son misceláneos, con notas dispersas sobre de temas dispersos: leyéndolo te da la impresión de que estás leyendo un calendario de cosas distintas, informaciones bibliográficas, informaciones sobre un libro determinado, un autor, etc.; y otros en que son agrupadas las distintas notas que dieron temas recurrentes, Gramsci mismo las compila como pequeños ensayos. Ahí está todo lo que dice sobre Marx, sobre la filosofía. Sobre Croce por ejemplo, está el Materialismo histórico y la filosofía de Benedetto Croce; lo que dice sobre Maquiavelo, la política, sobre Lenin está en Notas sobre Maquiavelo, la política y el Estado moderno.

En Argentina, Héctor Agosti, de cierto modo seguía a Gramsci porque tiene un libro sobre un pensador argentino de los años 30, Esteban Echeverría, participante de un grupo político en su país, donde estaba Sarmientos, Mitre, entre otros. Es decir, era un grupo intelectual que hizo lo que difícilmente logran hacer los intelectuales: estudiar una realidad y después aplicar sus ideas a esa realidad, pues algunos de ellos fueron presidentes de la república. Agosti apoyó editorialmente la traducción de esos libros de Gramsci y esa fue la primera edición que se tradujo en lengua extranjera de Gramsci, no hay otra traducción anterior. Las otras traducciones son mucho más tardías, son de los años setenta. En Francia por ejemplo el 73 no había más que una antología y después se empieza a editar la obra, los cuadernos y los escritos políticos anteriores.  La edición española fue una novedad, porque está cerca de diez años de la primera publicación italiana, la de 1947. Ahí nacen los gramscianos argentinos: Aricó, Portantiero, etc. Ellos se hicieron gramscianos por las características bastante cerradas del partido comunista argentino, no entendieron esas nuevas cosas, las condenaron.

Compileichon musical